nuevo2

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Desnudez

Déjame vagar en tu mirada
Y húndete despacio en la mía;
Conoce la desnudez de mi alma
Y navega por mi intimidad secreta.
Déjame acomodar en tu corazón palpitante,
Resbala por el ondulante vaivén de mi imposible,
 
Toca con tus alas mi ilusión,
Abanica con sonrisas mis secretos
y reposa sereno, en la desnudez de mi alma.
Roza, suavemente, mis anhelos.
Delinea, lentamente, el borde de mis sueños.
Cobija, tiernamente, la desnudez de mi alma.
Calma con sigilo mis temores,
Acaricia dulcemente mi esperanza,
Acuna con sonrisas mis sentidos,
Deslízate en la desnudez de mi alma.
Déjame reposar en tu tibio pecho,
Cálidamente entre tus brazos.
Disfruta paso a paso y en silencio
El viaje que iniciaste...
Y fúndete en la tibia desnudez de mi alma.

"Se había dormido a su lado, se había dejado dormir a su lado, había hecho ese supremo gesto de confianza que es dormirse al lado de otro: como un guerrero que deja su armadura. Ahí estaba, indefensa pero misteriosa e inaccesible. Tan cerca, pero separada por la muralla ingrávida pero infranqueable y tenebrosa del sueño". ERNESTO SÁBATO:


1 comentario:

  1. A veces te leo a veces no lo hago. Quisiera ser tu amiga, la misma que te engaña. Saludos.

    ResponderEliminar