nuevo2

martes, 8 de septiembre de 2015

Tus Manos

Tus manos vienen y van esta noche, 
desde que llegaste tus manos están movedizas,
 me capturaron hace un rato mientras
 conversábamos sobre algo interesante que ya olvidé,
 y volvieron al ataque amoroso, 
antes incluso de que nos diéramos… el primer beso.
Ellas saben lo que quieren o tal vez no,
 y prueban por mis brazos mi cintura,
 mis piernas.
 Tus manos acarician claro,
 pero también alivian; tus manos no solamente me tocan,
 me dan forma; y me despierto en el medio de la noche, y veo tu espalda.
Es extraño porque nos dormimos abrazados,
 constato así que dormidos nos entregamos a ciertos movimientos, y por un momento en ese entresueño, tu espalda dejó de respaldarme y está aquí… desarmada.
Supongo, ambivalente entre los dientes,
 que dormido has decidido rendirte; de espaldas te percibo indefenso,
 confiado y en paz, y yo me siento tu guardiana, tu dueña.

 Voy a estar a la altura de tu fragilidad, voy a besarte la espalda…Para endulzarte el sueño.


http://findanswerhere.com/cameras:

1 comentario:



  1. Amelia...


    Lo sé mi amor...
    puedo quedarme rendido,
    de espalda, pecho, libre o mariposa,
    y tú... siempre serás el azúcar de mi sueño,
    por eso me quedo muy confiado y en paz a tu lado,
    aunque: *Camarón que se duerme se lo tragan en el chifa*.


    Contigo... soy un pulpo.

    ResponderEliminar